Alemania, Italia y Francia prometen todo el poder económico del Estado para atacar la crisis económica del coronavirus

Los tres países europeos no han esperado más tiempo para anunciar un gigantesco aumento del gasto público con el que enfrentarse a una recesión inminente

Macron en el discurso a la nación en el que ha anunciado las medidas económicas. EFE

Varios gobiernos europeos no han esperado a que la Comisión Europea y el BCE den señales de vida sobre la crisis económica que ocasionará el coronavirus y que pocos dudan de que concluirá con una recesión en el continente y en EEUU. Ni siquiera Donald Trump se atreve ya a mantener un discurso optimista. Este lunes en la rueda de prensa, le preguntaron si cree que EEUU va camino de una recesión. “Podría ser”, dijo. Según una estimación de Goldman Sachs, el primer trimestre en EEUU finalizará con una estancamiento total de la economía, pero lo peor vendrá después con una caída del 5% del PIB en el segundo trimestre.

Curiosamente, el Gobierno europeo que más rápidamente ha mostrado su intención de poner en marcha todos los recursos financieros del Estado es el paladín de la austeridad, Alemania. Los ministros de Hacienda y Economía anunciaron el viernes que utilizaran al banco público KfW para inyectar miles de millones en la economía. La entidad podrá disponer en teoría de hasta 550.000 millones de euros en forma de préstamos a las empresas afectadas por la crisis. Además, se les permitirá retrasar el pago de impuestos por un montante conjunto de miles de millones.

“Este es el bazuka (que se estaba esperando) y lo usaremos para lo que sea necesario”, dijo el ministro de Hacienda, Olaf Scholz. “Estamos haciendo una promesa sin límites a las pequeñas empresas, a las industrias creativas y a las grandes compañías con decenas de miles de trabajadores”, comentó Peter Altmaier, titular de Economía.

Las empresas recibirán también ayudas del programa que aporta fondos públicos para que no tengan que despedir trabajadores y puedan colocarlos en una jornada reducida durante un tiempo.

Italia aprobó este lunes por decreto del Gobierno un paquete de ayudas por valor de 25.000 millones, que incluye ayudas por valor de 10.000 millones en apoyo al empleo. Entre sus destinos, estarán los subsidios al desempleo y las ayudas a los autónomos. El Ejecutivo pagará 600 euros en marzo a los autónomos y trabajadores estacionales.

Las obligaciones fiscales de las empresas se aplazan de momento hasta el 31 de mayo para las empresas que facturan hasta dos millones. Por lo mismo, habrá una moratoria en el pago de hipotecas. La ministra de Empleo, Nunzia Catalfo, anunció ayudas a las familias con permisos parentales de hasta dos semanas y prestaciones de 600 euros para las familias que tengan que trabajar y contratar a canguros para atender a sus hijos.

Francia es el país que más ha presionado para que los gobiernos y la UE utilicen una inmensa cantidad de fondos públicos para contrarrestar la amenaza de recesión. Su presidente, Emmanuel Macron, anunció el lunes que el Estado pondrá sobre la mesa 300.000 millones de euros “para que ni una sola empresa por pequeña que sea caiga en la bancarrota” y pueda recibir créditos para sostener su actividad. El pago del alquiler de la sede y de las facturas de gas, electricidad y agua quedan suspendidos para las empresas. Los autónomos podrán disponer de un “fondo de solidaridad” levantado con fondos públicos.

Con información de eldiario.es

Facebook Comments