Desde el Fondo / Omisión de regidores al dejar vencer tiempo para discutir reelección sin dejar el cargo

Regidores pidieron la sesión extraordinaria

No pero si
A final del día Armando Ayala Robles resultó igual que aquellos que tanto ha criticado. En suma son lo mismo de doble moral, sin vergüenza y sin nada más en su horizonte que el bienestar personal, el dinero (su salario es de unos 80 mil pesos mensuales) y el poder que le da su cargo a él y a los regidores (alrededor de 40 mil pesos por mes) que dejaron pasar la oportunidad de ser verdaderamente diferentes a sus antecesores y verse realmente democráticos.
Esto significa que estos sujetos serán funcionarios con todas sus prerrogativas vigentes y candidatos y es obvio que le dedicarán más tiempo a buscar otro cargo que llene sus expectativas personales que a nadie más beneficia.
Yo nada gano ni usted, amable lector, pero jugaron en las urnas para ocupar sus cargos períodos completos por tiempos completos.
El sábado 13 de junio a las 12 de la noche venció el plazo para rechazar la reforma constitucional  que permitirá a diputados, alcaldes, regidores y síndicos buscar otros cargos de elección popular en los comicios del próximo año sin tener que separarse de la “chuleta”.
Ayala Robles y compañía no dijeron que no a la propuesta de reforma, pero  ni necesidad tenían, dejaron que se vinieran los tiempos fatales y así pasaría en automático para sumarse a sus similares de Tijuana, Rosarito y Mexicali.
Hicieron como que el santo les hablaba, pese a las manifestaciones, exigencias y peticiones de empresarios y cámaras y parte de la sociedad, en sentido opuesto.
Sin pretender ser pitoniso, esto ya lo veíamos venir. Ayala Robles no deja pasar la menor oportunidad para hacer de cualquier acto público un show. Se aprovecha de los momentos difíciles de la pandemia para saludar con sombrero ajeno, el caso es estar ahí presente en la sociedad… hacer como que hace, moverse mucho, aparecer en los medios y en el que ha hecho suyo en las redes sociales.
Esto por supuesto no es de gratis, su meta está en la gobernatura y la de los regidores en el Congreso local… la tentación es muy grande.
Y no hablamos de esa retorica muy de los políticos de pretender llegar para tener la oportunidad de servirle al pueblo, tratar de mejorar las condiciones de vida de la comunidad, ver por los que menos tienen.
Están cebados con un salario que en ningún otro lado ganarán y con la posibilidad de lograr algún permiso para sus gentes.
Sin embargo esta omisión es una afrenta que les habrán de cobrar los electores en las urnas a él y a los morenos del Congreso local, quienes promovieron esta enmienda de ley… al tiempo.
Con el silencio y la omisión las autoridades municipales negaron a los regidores de oposición la realización de la sesión extraordinaria en la que se analizarían las modificaciones a la Constitución Política del estado.
Dicha reunión fue solicitada para el 10 de junio a través de un escrito al Presidente Municipal Armando Ayala Robles con atención al Secretario General Rubén Best.

Sin embargo, como se comentó líneas arriba el Alcalde y el Secretario General dejaron vencer el tiempo para que el “si a las reformas de ley” pasara en automático.
Sobra comentar que cuando menos los ediles de oposición, con alguna rara excepción, se oponen a que los funcionarios de elección popular contiendan para otro cargo sin tener que solicitar permiso para separarse de la función pública.
Facebook Comments