Desde el fondo….

México, país de excepciones

-Se sacaron la rifa del tigre-

No hay día que no se publique en cualquier medio de difusión un hecho que nos confirme que somos un país muy singular, bizarro. Un lugar de excepciones y de incongruencias por que solamente aquí suceden cosas que en otros ni en sus peores historias de terror.

Uno de los ejemplos de esto (local, aclaro) es el del mal recordado alcalde Hirata Chico, pero no es el único de quien nos expresamos mal orque a partir de la administración de Jorge Catalán todos los alcaldes han sido criticados y cuestionados por sus pésimos resultados y peores administraciones.

México debe ser la única nación donde la “JUSTICIA” se toma sus vacaciones…todo asunto que tiene que ver con el poder judicial por muy urgente que sea queda paralizado durante las semanas que gozan de sus vacaciones los sufridos impartidores de importantes decisiones.

Resulta que por el motivo que sea Gilberto Hirata se burló una vez más de este sistema que tantas lagunas tiene, pues la audiencia que estaba reprogramada para este 6 de febrero para dar continuidad a una denuncia que enfrenta por desvío de 26.5 millones de pesos, fue diferida para el próximo mes de abril.

Y no es que seamos muy quisquillosos o mal pensados pero esta es la segunda ocasión que sucede lo mismo. La primera que debió haberse llevada a cabo en noviembre, que creen…se canceló.

Hijóle viene a mi mente aquel proverbio mexicano que dice que “no hay quinto malo”, será.

Se sacaron la rifa del tigre
De la contienda electoral para reformar el Sindicato de burócratas salió airoso José Gallegos a quien la verdad no sabemos si felicitar o desearle un sincero pésame debido a que son tantos los “entuertos que tendrá que desfacer”…que no se dará a basto.
El neosecretario general estará obligado a ser diferente de sus antecesores, principalmente tener voluntad de querer sacar adelante a este gremio que le dio su confianza. Deberá también transparentar las cuentas y dar a conocer la situación en que recibió las finanzas de esa organización sindical.

Sus representados, los burócratas de municipio, estado y sus respectivas descentralizadas, han sido tantas veces engañados que ya no creen ni el bendito.

Las administraciones sindicales anteriores se caracterizaron por el dejar de hacer, por la simulación, por la omisión, la sumisión y las alianzas y compromisos – en alguna forma y medida- con la parte patronal, aún cuando eso les significaba estar contra los intereses de sus representados

En una palabra les dieron la espalda cuando más lo necesitaban.
Son varios los temas a los que les deberán dar prioridad, bueno es que todos son de urgente solución.

Debemos empezar con el problema financiero con Issstecali, de unos 2 mil millones de pesos, el cual originaron las administraciones de Pablo Alejo López, Enrique Pelayo, Gilberto Hirata y Marco Novelo al dejar de enterar los recursos que descontaban puntualmente a los trabajadores del servicio médico y lo correspondiente a pensiones y jubilaciones

Estas omisiones, graves por si mismas, dieron lugar al deterioro del servicio médico con el consecuente desabasto de medicamentos así como la imposibilidad de jubilar y pensionar a los empleaos que han cumplido en tiempo y forma.

Esto a su vez dio lugar a otro problema, los empleados llamados prejubilados, 160 hasta hoy tan solo del municipio, 70 de Cespe y 80 del estado, que están formados a la espera de pasar al régimen de jubilación, son trabajadores que siguen en la nomina cobrando como trabajadores activos. O sea cobran sin trabajar, sin que esto sea culpa de ellos.

Igualmente José Gallegos y los secretarios de las otras cuatro secciones deberán luchar, literalmente, para recuperar los casi 800 millones de pesos que saquearon de su fondo técnico el Kico Vega y Jaime Bonilla.

Otra madeja que deberá desenmarañar Gallegos y compañía es el asunto de la supuesta deuda que tienen -dicen ellos- 288 empleados del Ayuntamiento con la institución médica por omisiones de pago de préstamos, pese a que el descuento se les hizo en tiempo y forma.

José Gallegos también deberán hacer valer el contrato colectivo de trabajo que es permanentemente violado por la autoridad-patrón, en donde, quizá, entre otras, lo grave fue suspender el pago de la póliza del seguro de vida de los trabajadores, desde hace mas de 6 años.

Todos estos problemas fueron soslayados por los secretarios anteriores, quienes prefirieron darles la espalda a sus representados y compañeros en lugar de exigir a las autoridades la solución y el cumplimiento de estos puntos que están inscritos en el Contrato firmados por las dos partes.

Facebook Comments