Continua la pesca ilegal en el alto Golfo de California

*San Felipe, a merced de la piratería *De camarón y cayo de hacha. *La vaquita marina, solo un mito *Pescadores de la vieja guardia se niegan a aceptar la piratería. *Han bajado el nivel de vida  *Autoridades de pesca, sordas y ciegas

Ensenada, BC; 27 de Julio de 2019 (DESDE EL FONDO).- La presión internacional de los grupos ambientalistas y el cierre de la zona del alto golfo de California ha desquiciado la vida ordinaria de las comunidades de pescadores en parte de Sonora y Baja California a grado tal que pasaron de la bonanza y un nivel de vida regular al extremo contrario y a la incertidumbre sobre su futuro, de la luz a la oscuridad, de lo bueno a lo malo, de la abundancia a las carencias, del sustento diario seguro al ignorar que pasará el día siguiente.

Y lo peor es que, dice Juan un viejo pescador, no tienen la más remota idea de cuánto tiempo aguantarán en esas condiciones y que habrá de pasar para que su situación se normalice, que vuelva a ser como antes de que la federación tomara medidas –extremas- para proteger especies endémicas, la vaquita marina y a las totoaba.

Están a punto de la extinción a decir en el caso de la totoaba, una información real, no ficticia como el caso de la vaquita marina, que se convirtió en el modo vivendus de los “ambientalistas” americanos que, solo tomaron ese pretexto para hacer sus degeneres a la vista de turistas, niños, pescadores, autoridades  y toda la ciudadanía de San Felipe, haciendo ver el consumo de drogas y homosexualismo entre ellos.

En verdad, esto avergüenza a quienes en realidad trabajan a favor de cuidar tanto, las especies marinas como el ambiente.

Es bien sabido que en Estados Unidos, de donde proviene la mayor parte de ellos, no se les permite y son castigados con cárcel.  Mientras efectúan su trabajo y mientras estén a la vista de los ciudadanos estos degeneres, lamentablemente ni marinos, ni autoridades civiles pusieron un orden a estos flojos y vividores.

Y es que a decir del experimentado trabajador del mar los pescadores que tienen conciencia de lo que en el mar encontramos nuestro sustento, por que  asegura, se niegan a formar parte de esos grupos de piratas ilegales que con la complacencia de las autoridades aún existen.

Aquellos que” acabaron” con la totoaba  –aunque de manera incidental, explotan ahora otras especies como el camarón ” beyby” el cayo de hacha, entre otras especies a las que impiden reproducirse.

-¿Y las autoridades, en donde están, qué hacen?, se le cuestiona.

-Lo mismo que usted, responde, nosotros tampoco sabemos que es lo que está pasando.

Aquí en el pueblo todos sabemos quienes se dedican a qué y que es lo que hacemos para ganarnos la vida.

Quien se dedica a la extracción ilegal en la pesca no lo puede ocultar.  En San Felipe y las otras comunidades pesqueras de la región son constantes las rondas de vigilancia de inspectores de Semarnat, de policías federales y Marinos y a los predadores no se les ve preocupados y andan por el pueblo como si nada, dice.

Juan “N” nos comentó que fue un verdadero problema el cierre de la zona de pesca así como lo son las vedas y el desprestigio que nos dan los pescadores piratas, porque a todos nos califican como a ellos, pero es más problema el hecho de que las autoridades no son parejas, por intereses crea California quiera que sean, hacen como que no ven, no pasa nada, los piratas siguen predando el recurso.

Las familias de los pescadores han visto una reducción sensible en su nivel de calidad de vida, para generar ingresos deben realizar otras labores.

Lo peor de todo, comenta para concluir, es  que no pasará mucho tiempo antes de que las autoridades de pesca se percaten que las poblaciones de especies comerciales han disminuido y nos reducirá el esfuerzo pesquero.

 

 


Labor Social, en www.desdeelfondo.mx  tenemos un compromiso con las causas sociales, somos un medio con responsabilidad social.

 

 

 

Facebook Comments