Desde el Fondo de la Conciencia

Por Aquiles Brinco

Ojo Francisco Vega

Unos 20 jóvenes custodios de la generación 62 recientemente egresados de la Academia de Policía, esa de la que tanto se enorgullecen funcionarios y políticos de la administración actual por ser, según dicen, una de las mejores del país, están siendo víctimas de graves violaciones a sus derechos laborales y humanos por parte de las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública. Resulta que desde que iniciaron en el servicio público hace más de tres meses y medio no les han pagado un solo centavo, peor aún, les quedaron a deber una parte del “apoyo” que se supone les deben dar durante la capacitación. Y para rematar ya les advirtieron que no les liquidarán el adeudo completo sino en partes, como si los afectados estuvieran trabajando de esa forma, en partes.

La promesa de “ora si” pagarles en la siguiente catorcena” se ha vuelto eterna. Sería bueno que el Kiko Vega tome cartas en el asunto. Además a esto le agrega una cuenta más al rosario de quejas por la falta de pagos. Es necesario que el ejecutivo estatal intervenga ya que los custodios más sus dependientes carecen también de seguridad social y servicio médico o estarán esperando que algo grave suceda para que salga esto a la luz pública. Nos preguntamos: ¿habrá quien preste sus servicios por amor al trabajo o como una forma de altruismo donando su tiempo?, lo dudamos. Lo que es un hecho es que el Director de Seguridad Pública, responsable directo de dicha omisión, también incurre en abuso de autoridad, desviación de recursos más lo que se acumule.

Políticos, el origen del problema financiero del ayuntamiento y también la solución

Los políticos que cada tres años arriban a las alcaldías y a los otros dos niveles de gobierno inflan la nómina con las personas que les apoyaron en sus campañas de proselitismo como una forma de pago, eso es una costumbre que ha hecho crisis en la economía y las finanzas de la Alcaldía de Ensenada.

Como una forma de repartir las culpas y evadir su responsabilidad, Hirata y Novelo han culpado de la debacle financiera al personal sindicalizado del municipio, cuando por varias  administraciones su número ha sido casi el mismo, unos mil 100 trabajadores más los que a últimas fechas han ingresado al ganar su ingreso por la vía judicial.

¿Se comprometerían a moderar el ingreso de personal los candidatos a la alcaldía?

Es muy evidente que quienes inflan las nominas son el personal de confianza, honorarios y lista de raya que ingresa con los nuevos alcaldes, entre quienes por cierto arriban los aviadores y asesores. Se estima que fácilmente suman entre mil y mil 300 personas, quienes cada tres años llegan a desbalancear las finanzas municipales.

Y ahora que estamos inmersos en la campaña política sería bueno que los dirigentes empresariales, esos que con tanto furor señalan también a los trabajadores de base como el origen de todos los males, comprometieran a los candidatos a ocupar la presidencia municipal a no meter al municipio carretonadas de trabajadores, porque por si mismos no lo harán…o serán capaces de convertirse en la solución de este problema… ellos tienen la decisión.

Facebook Comments